lunes, enero 26, 2009

Carta abierta a Ana María Mainar

Estimada Sra./Srta. Ana María Mainar,

Disculpe el atrevimiento de dirigirme a usted, de pública forma, en esta bitácora cibernética. Con todo, creo que tengo el deber moral de comentar sus declaraciones en torno de su negativa en la propuesta de la implantación del Software Libre en la Diputación General de las Cortes de Aragón.

La cuestión es que me gustaría hacerle unas consideraciones al respecto para matizar la, por lo que se intuye, pobre información con la que usted cuenta a propósito de los programas informáticos en general, y los programas informáticos libres en particular.

Para comenzar, digamos que la situación actual es una en la que una sola empresa multinacional (Microsoft) con base foránea (de los EE.UU. de América del Norte para más información) ostenta una posición casi monopolística en el mercado de los programas y aplicaciones informáticas.

Más aún, esta empresa está comprobado que ha vulnerado la libertad individual y colectiva en numerosas ocasiones en beneficio propio, de forma realmente importante; recordándole además que vuelve a estar acusada por la Comisión Europea por prácticas monopolísticas, tema del que puede ampliar información siguiendo los enlaces a continuación:

http://barrapunto.com/articles/09/01/18/1727217.shtml
http://www.elpais.com/articulo/economia/Comision/acusa/vez/Microsoft/abuso/mercado/elpeputec/20090118elpepieco_2/Tes

Mas, más allá de lo ya comentado, conviene recordar que, hoy día, al comprar un equipo informático se le suelen ocultar al comprador costes en los que incurre por comprar sistemas que incluyen software "privativo" como los de Microsoft, aparte de desinformar a la opinión pública mediante los propios distribuidores que han llegado a mentir (muchas veces por ignorancia), diciendo que el equipo perdería la garantía si se desinstalaba el software Microsoft Windows, incluído con él.

Aparte, hemos de recordar que un equipo con windows instalado, envía información sobre el equipo informático sin avisar ni pedir permiso al usuario, según Microsoft "para asegurar que la licencia sea válida". Más allá de eso, si una persona tiene conocimientos suficientes para cambiar algo en su equipo informático (ej. introducir un nuevo componente, como, por ejemplo un nuevo disco duro para ampliar su capacidad, o incluso más memoria, etc.), cuando el equipo se conecte a internet, el sistema operativo enviará información sobre ello a Microsoft lo que automáticamente anulará la licencia, y para recuperarla tendría que llamar a Microsoft para comunicar el cambio hecho y, aún así, podría conminarse al usuario a obtener una nueva licencia, por supuesto, previo pago de la misma.

Para más información sobre todos estos detalles le pediría que, en caso de tener un equipo con Microsoft(r)Windows instalado, lea el CLUF (Contrato de Licencia de Usuario Final) de su versión particular,o, si no dispone de tal contrato, o no sabe como acceder a él, lo descargue en la siguiente dirección:

http://www.microsoft.com/about/legal/useterms/default.aspx

La página, está en inglés, pero puede conseguir el documento en castellano. Como desconozco su grado de dominio o entendimiento del inglés, en el caso hipotético de que se defienda poco en ese lenguaje, sencillamente déjeme un comentario en esta bitácora y gustosamente le ayudaré en su descarga.

En resumen, la situación de una persona que usa un sistema opertivo de Microsoft es la siguiente:

- Utilización de un sistema por el que paga pero no le da ninguna garantía (salvo que la ley nacional no permita tal cosa).
- La única excepción al punto anterior, es que Microsoft sólo le garantiza que el sistema funcionará durante 90 días tras su compra. ( apartado Garantía).

Literalmente:

"Garantía –(...) siempre que Usted tenga una licencia válida, el Fabricante le garantiza que a) durante el periodo de 90 días siguientes a la fecha en que Usted reciba el Producto o durante el periodo mínimo exigido por la ley aplicable, el Producto funcionará sustancialmente de conformidad con los materiales que lo acompañan"

- El sistema puede enviar, en cualquier momento, información sobre todo lo que esté instalado en el propio ordenador. (Punto 2, "Servicios automáticos basados en internet").

Literalmente:
"2. SERVICIOS AUTOMÁTICOS BASADOS EN INTERNET. Las características del SOFTWARE
descritas a continuación están habilitadas de forma predeterminada para conectarse automáticamente vía
Internet a los sistemas informáticos de Microsoft, sin que usted reciba un aviso específico.
"

- Si una persona se hace con otro ordenador, en este caso, sin sistema operativo, esta no podrá hacer uso del programa o la copia del programa que tenga, y tendría que pagar otra copia del producto.

- Últimamente los sistemas operativos de microsoft precisan de una "activación", antes de la cual pueden funcionar correctamente hasta 30 días. En esta activación se "vincula" el sistema operativo al equipo y, como se ha dicho, si se hace el mínimo cambio, el sistema lo detecta, envía información del mismo a Microsoft y sale un molesto mensaje que avisa de que el sistema operativo puede no ser válido, ya que asume que se ha instalado en más de un equipo.


Como puede intuir, si juntamos todo esto podemos casi sugerir que un equipo informático con un sistema operativo de Microsoft no es de la persona que lo adquiere, sino de la propia Microsoft.

Pero aún hay más: Microsoft con todas sus acciones y con el propio Contrato de licencia, no sólo no nos ayuda a salir de la crisis, sino que profundiza más en ella, porque nos acostumbra a algo que se suele llamar "vendor lock-in" en círculos especializados y que viene a significar "bloqueo del vendedor" lo que significa que el hecho de que ese sistema privativo y cerrado venga preinstalado, limita los derechos del usuario, obligado a pagar por ese sistema operativo.

Por otra parte, al ser el sistema cerrado, España, como otros países sería esclava, informáticamente hablando, de una empresa extranjera: al no tener disponible el código fuente ("la receta del programa") del sistema operativo, no es viable dar un servicio técnico en condiciones si falla un componente del propio sistema operativo. En suma: los sistemas cerrados y privativos no enriquecen al país: lo empobrecen.

Como este artículo se está haciendo demasiado largo, le invito a que me envíe un comentario en esta misma entrada, y, gustosamente, hablaremos de las razones de peso para la adopción del Software Libre que, estoy seguro, le van a convencer.

1 comentario:

Aniña dijo...

me encata esta misiva

lastima que no se si la leera...
asi se habla cielo

besitos febriles